La alegría de dar

No se trata del dinero.

En Arriba las manos estamos convencidos de que la generosidad en todas sus formas es un ingrediente importante de la felicidad, y que si todos la practicáramos un poco más el mundo andaría mucho mejor.

Cuando uno se da cuenta de que al dar algo que tiene –que puede ser cariño, tiempo, recursos, conocimientos, esperanza, dinero o experiencia– se enriquece a sí mismo, está en condiciones de ejercer un tremendo impacto positivo en su comunidad.

Uno de los objetivos de Arriba las manos es crear mayor conciencia de ello.

Estamos preparando programas para ofrecer a empresas, instituciones y particulares la oportunidad de cultivar la generosidad participando en gratificantes labores de reconstrucción del tejido social en poblaciones de alto riesgo.